lunes, 6 de diciembre de 2010

teño o frío nos ósos

intentoarreo sacarlles

calor

10 comentarios:

tOrMeNtA dijo...

y él ni se inmuta...

VUK dijo...

y mira que lo intento...

Jorge Arbenz dijo...

¿ Has probado a leerle algún poema? En último lugar queda recurrir a las habilidades culinarias o una conversación interesante, pero sería como, como...hablar con una piedra.
No he mencionado la legendaria técnica del "aquí te pillo, aquí te mato" porque creo que este es un blog para todos los públicos.

Saludos muy cordiales desde un día francamente agradable de otoño.

nubesbajas dijo...

conoces a adad hannah?
tiene una serie en torno a...

maullido
caluroso.

j.

candela dijo...

algunos hombres son de piedra!

Emilio Fernández dijo...

Me he quedado de piedra,
pero creo que no hay hombres frígidos, sino mujeres inexpertas.

Un saludo

Jorge Arbenz dijo...

Muy cierto, algunos hombres son de piedra, por ejemplo Victor Mature. En cambio, hay otros de horchata caducada, como el ministro Moratinos ( para que vean que soy un demócrata que no se mete sólo o solo con el PP y la RAE)

carlos folch dijo...

Alguna de esas fotos merecería estar en el catálogo de Mappelthorpe.
Muy sugerentes.
Ya no me atrevo a hacer lectura de las fotos.

Hache dijo...

¡Ay, Antínoo, Antínoo! Como te coja alguna conserja que yo me sé...

Francesc Cornadó dijo...

Lo entiendo perfectamente.

¿Donde buscar la belleza, si no en las estatuas de piedra?

La piel, los cuerpos, se marchitan,, se deforman, les salen granos purulentos y excrecencias vulgares, con el tiempo pellejos y arrugas, menos mal que aún existe la vestimenta, nada es tan descorazonador como una masa celulítica tendida al sol. Y no hablemos de lo que se encuentra después de la piel, si al final descubrimos que es lo que se esconde en el interior, podemos encontrarnos un alma negra como las fauces de un lobo, o los sentimientos de un poeta sentimentaloide.
No, amigos, no, nada mejor que estos mármoles clásicos.

Me ha gustado mucho tu blog.

Salud

Francesc Cornadó