jueves, 16 de julio de 2009

el país de Vuk y la defensa de Batania

INMA LUNA lo subió al blog de 23 PANDORAS
VICENTE MUÑOZ ÁLVAREZ al de Hank Over
DAVID GONZÁLEZ, Poeta (aunque ahora se debata entre la palabra personal y el silencio) comentó en su cuaderno de literatura la noticia. GRACIAS mil y perdónanos, pero te amamos.

Esta gran, gran poeta, Déborah Vukusic, está de enhorabuena: En el diario El País, en la sección de Cultura, Xoan Abeleira ha escrito un gran reportaje sobre su poesía, reportaje al que pertenece la foto de Vukusic que encabeza esta entrada. Uno se alegra un montón, pero no solo por ella, por Déborah, sino también por los lectores de poesía que, gracias a este completo reportaje, tendrán la suerte de conocer la obra de una de las poetas más potentes y significativas de la poesía española contemporánea. Ásí que por si no tienes El País en casa, pincha sobre el título del reportaje y podrás leerlo:

y después Batania... sacó capa y espada (coco y pluma) para desatarme las cuerdas piratas frente al mar de cocodrilos... GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS-- ¿qué haría sin vosotros?

MIÉRCOLES 15 DE JULIO DE 2009

El País descubre a Vukušić

.
Guerra de identidad (Baile del Sol) ya está en las páginas del diario El País. Con el título de "La batalla de Déborah Vukušić" y el significativo subtítulo de "Una poeta gallega y croata convierte su primer libro en fenómeno literario", Xoán Abeleiraha escrito un reportaje sobre esta chica y esta obra, sobre la que suelo insistir tanto, pues me parece el poemario joven más brillante e insólito que me he leído hasta la fecha. Para leer el reportaje se debe pinchar en la imagen de la camiseta neorrabiušić que estrené el miércoles pasado en el Bukowski.
taun dijo...

No sé que decir, Batania. Del libro solo he leido el primer poema que todo el mundo reproduce, la selección en "Pandoras" y algún que otro poema suelto de su blog y la verdad, es que, no me parece para tanto.

Personalmente me quedo con Esquilo.

Neorrabioso dijo...

A TAUN: Claro, Taun, es que Vukusic, valorada poema a poema, no da su verdadera medida. Vukusic ha participado en el último año en dos antologías, 23Pandoras y Madrid Capital, y no creo que esté ni entre los diez o doce mejores de los antologados porque sus poemas, si los aíslas los unos de los otros, pierden el 80% de su valor. No es una poeta de muñeca sino de aguja y dedal; gana a medida que va tejiendo. Yo mismo, cuando comencé a leerme Guerra de Identidad, estuve a punto de abandonarlo al principio, pues me parecía de una narratividad y prosaísmo exagerados, pero al de diez páginas el libro ya me había ganado.

El libro admite una lectura sofoclea, de descubrimiento terrible del pasado; está contado subrepticiamente a dos voces, la de la niña Vukusic y la de la adulta; está conformado con pequeños latigazos metapoemáticos que sugieren la manera de leerlo. De hecho, no sé hasta qué punto, al calificarlo de "Nueva Juglaría", estoy cometiendo un error y llevándolo a mi capacho, pues lo que se me impone de ese libro es la tremenda inteligencia con la que está compuesto. Por otra parte, ella es licenciada en Filología Hispánica y conoce perfectamente las reglas "oficiales".

Por otra parte, y para mí esto es fundamental, el libro está plagado de explicaciones, didactismos, narrativismos, moralismos y todo eso que te dicen los "maestros" que no se puede hacer. Sin embargo, en Vukusic funciona. Todo ese rollo que me traigo yo en el sentido de que un arritmo vale tanto como un ritmo, que ser explicativo vale tanto como ser elíptico, que ser moralista-didáctico vale tanto como no serlo, y que en mí no da más que resultados flojos, en ella da resultados magníficos. 

Para más huevos, en la segunda parte del libro, la que ha publicado ahora, llega a la audacia de contar en los poemas el efecto "bomba" que ha producido en su familia la publicación de la primera parte, usando el procedimiento que ya utilizaron Apuleyo o Cervantes y que he visto mucho en la novela pero rara vez en el verso.

De hecho, para darte un ejemplo de la maestría con que está escrita este libro, te diré que el poema que más me gusta tiene tan sólo un verso: "Mi padre me llamaba pequeña ardillita". Ese verso no vale nada a solas, pero se multiplica de significados universales a medida que otros lo van "rellenando".

A ti no te gustaría el libro, y eso que tú verías perfectamente la labor de macramé y sabrías valorar el talento e instinto de esta chica. Pero no te gustaría porque sé que tú aborreces la confesionalidad, y Vukusic, créeme, es más confesional aún que Batania (aunque es un confesionalismo a lo Anne Sexton, lleno de licencias).

Hasta ha publicado en esta segunda edición fotos y cartas manuscritas de su padre. Ella misma habla en un poema de "cómo enmiendo el error de la confesión".

Abrazos cachicuernos.

Hasta pronto.

8 comentarios:

CONTRAPOETA dijo...

Está bien. Entiendo que haya que crear leyendas. Seguro que a la muchacha le ha animado el artículo. A mí tardaron en sacarme en El País. Pero cuando lo hicieron fue para reseñarme libros, no para darme aureola de lo que no soy....Jejeje.

A ver al fin cuál es la poesía que resiste en los tiempos venideros...

P.D.: Taun no es ningún cocodrilo, aunque te permitan decir eso de lo que astutamente te aprovechas para hacerte la indefensa. El tipo sabe lo que dice. No es para tanto lo que escribes: lo es para el tonto. Para Taun y para mí, que no somos tontos, no es para tanto. Si un verdadero conocedor de la poesía te escribe una crítica, otro gallo cantaría. Pero cantará, ya lo verás.

Gsús Bonilla dijo...

P.D.: Taun no es ningún cocodrilo..."

pero tiene la gallardía de firmar lo que dice, cosa q lo dignifíca.

insisto contrapoeta
porque a ti no te engaña nadie podrás no ser tonto, pero el san benito de cobarde cada vez que abres la putaboca no te lo quita ni dios.
...

paya déb,
ayer t dije lo q me alegraba x ti,
pero esq hoy me alegro un wbo más.

para los q te detestan, a parte de dicarles el de dedo corazón cito la palabra de David:...y nosotros, los amantes de la verdadera poesía, la que se escribe a samgre y fuego, con el corazón, ganamos una extraordinaria POETA

gracias
siempre por tu honestidad
BRUTAL
bsos




covin

VUK dijo...

contrapoeta,

todos somos libres de decir lo que pensamos. a tu amigo taun lo llamaba pirata, de hecho, "cuerdas piratas", no cocodrilo... "la sabiduría de los cocodrilos" les hace hace llorar cada vez que asesinan a una víctima; los piratas (crueles y despiadados) abordan para saquear. creo que la diferencia es considerable.

no sé si mañana zumbarás por mi panal pero manuel rico ha hecho una reseña en su blog aunque también desconozco si para ti, el crítico de babelia, es un verdadero conocedor de la materia. puedo decirte que a manuel no lo he visto ni he hablado con él en mi vida. y a xoán lo conocí el mismo día del meeting point y la entrevista estaba acordada para el día siguiente, con lo que no hay "relación" previa ni acuerdos con esta gente.

pero por qué cojones te doy explicaciones? creo que es porque te equivocas (no en lo que pienses sobre mi libro pero sí) en otras cuestiones.
p.ej.: (todas las flores y halagos podemos dejarlos a un lado, pero) xoán es profundo conocedor de poesía, poeta, músico y el traductor de Plath (entre otras cosas).

esto es una cuestión de gustos pero sí me gustaría leerte. aunque siendo contrapoeta, seguro que escribes prosa. qué libro dices que te reseñaron? el artículo en EL PAÍS es un REPORTAJE, así que pienso:

a) que no eres capaz de leer entre líneas (el libro).
b) que no prestas suficiente atención (el artículo; que no reseña).
c) que eres feo y egocéntrico (porque no te dieron aureola e intentas crear tu propia leyenda).

por último: puedo asegurarte que nunca digo que escribo poesía; porque considero que mis textos están suspendidos entre dos géneros.

cuidate. o mejor, no te cuides.
habla, pero mejor, hazlo en otros lugares. no quiero tu huella de mal rollo porque estropea mi miel y no me gustaría tener que moderar los comentarios.

hasta tarde, cuando te vuelvas PROpoeta!

Neorrabioso dijo...

Joder, Vuk, ya veo que vas heredando mis enemigos, y lo siento mucho, porque sé perfectamente que existe un tipo de enemigo que nace de la envidia ante los elogios, y seguramente mis elogios continuados te hayan conseguido alguno.

Sin embargo, te voy a dar una mala noticia, y es que voy a seguir haciéndolos. Una vez que he apresado tu libro, no lo voy a soltar tan fácil. Te vas a tener que aguantar. Guerra de identidad es el tipo de libros importantes para un blog como el mío, donde mi principal objetivo es demostrar que se puede escribir sobre poesía sin tener que vestirse de Simón el enterrador. Trabajo un blog de alegría y animación, donde siempre me sitúo con aquella poesía que está enraizada con la vida, y ese libro parece que me lo hubieras escrito por encargo.

Guerra de Identidad es demasiado bueno para que no le nazcan enemigos, y la manera en que está escrito ayuda a que le vaya a nacer alguno de más. Una poesía como la tuya, sin rima, sin métrica, sin lenguaje floreado, sin apenas cabida para las imágenes, sin hermetismos, sin esoterismos, sin metafísicas, es una poesía aún con muy poca tradición en España. Da igual que tengas Filología Hispánica: algunos no te van a perdonar esa manera de escribir y te van a acusar de ignorancia, de trazo grueso, de descuido formal.

Creo que el primero que sacó un libro con esos mimbres, y me refiero tan sólo a algunos aspectos (no todos) del artefacto poemático, porque en lo demás no te pareces en nada, fue Roger Wolfe, cuando publicó Días perdidos en los transportes públicos. Y ese libro, si mal no recuerdo, se publicó en 1992. O sea: sólo existen diecisiete años de tradición. Luego han venido David González, Pablo García Casado, Karmelo Iribarren o Pepe Ramos, por decirte cuatro que he leído y me gustan pero que, en mi opinión, y aunque todos están bastante reconocidos, no disfrutan del reconocimiento que se merecen: yo los considero mejores poetas que otros que nos ponen en la punta del canon.

El propio Wolfe las pasó canutas para imponerse y creo que no se habría impuesto si Luis Antonio de Villena no le hubiera apoyado. Villena cuenta que, siendo jurado de un premio, Manuel Alvar le dijo que el libro de Wolfe no se podía premiar “porque eso no era poesía”. A escala mundial, lo mismo: Harold Bloom, al que se tiene por el crítico más célebre del mundo, no reconoce ni a Ginsberg ni a Felinghetti ni a Corso ni a Bukowski, para él no existen, le parecen basura.

Neorrabioso dijo...

Continúo (pesado que soy)

Por otra parte, para mí es importante recomendar Guerra de identidad a toda la tropa que va al Bukowski y a todos los jóvenes que están escribiendo en una línea realista/desinhibida porque se escribe muy mal en esa línea. Quiero decir: mucha de la mierda que nos echan encima nos la merecemos, porque escribimos unos poemas lamentables. Pero en Guerra de identidad has demostrado que se puede escribir desde el realismo y el despojamiento sin caer en los tópicos más habituales, tópicos en los que también suelo caer yo y que te detallo:

–Escribimos desde el malditismo y la inadaptación a sabiendas; en GDI, en cambio, la protagonista lucha por la adaptación.
–Abusamos de la creación de un héroe/antihéroe orgulloso, despreciativo y perdedor; en GDI, por el contrario, la protagonista no es vanidosa, quiere “resolverse” y es muy estricta consigo misma.
–Tenemos pasión por escribir sucio, malsonante y escatológico; en GDI se hace realismo “limpio”.
–Tendemos a condenar la existencia como una porquería; en GDI se está en favor de la vida.
–Nos solemos quedar en una colección de anécdotas; en GDI la anécdota siempre se integra en un plan general.

Ánimo. Nadie dijo que fuera fácil. En el último mes he leído elogios a tu libro de Pepo Paz, Eva la del zirimiri, David González, Danilac, Giovanni Collazos, Xoán Abeleira y Manuel Rico. Eso significa que, de acuerdo a mi teoría acción-reacción, te caerán críticas malas enseguida, unas de buena fe, otras sin ella. Entiendo que algunos estén nerviosos porque el libro sigue creciendo. ¡Joder, que has salido en El País! A mí me da igual lo de El País, para mí Guerra de identidad no mejora ni empeora un ápice por aparecer aquí o allá, pero sé de la importancia de aparecer en un medio que llega a mucha gente y que, habitualmente, suele patrocinar otro tipo de poesías más enraizadas en el tronco oficial de la tradición.

Por otra parte, y para terminar, sé perfectamente que nos movemos en territorios resbaladizos, que los poetas nunca estamos seguros con la calidad de lo escrito y que cualquier crítica negativa nos llena de dudas y urgencias, pero tú eres de las que menos razones tienes para ello. Ten en cuenta que tu libro es el primero en cuya opinión entusiasta hemos coincidido Iratxe y yo. Y que Iratxe y yo nos pongamos de acuerdo en algo, ostras, eso es muy fuerte.

Abrazos con microscopio (si has llegado a leer hasta aquí, premio).

Hasta pronto.

amor y libertad dijo...

más conozco a batania, más le quiero (y apenas le conozco)

un beso, deborah, me he puesto muy contento con lo de hace un rato

taun dijo...

Deborah, es un poco tarde así que seré sucinto.

No pretendo ser ni un pirata ni un cocodrilo, tampoco soy secuaz de nadie, ni me adiero a mitos ni modas sin conocerlos. Tú libro parece que se ha convertido en todo un hito de un tipo de poesía que, bien es cierto, no es la que mas me interesa.

No creo que mi comentario sea cruel y despiadado, tampoco he venido a esta "casa" para saquear nada. Se trataba de una valoración escueta y, tal vez, excesivamente sentenciosa, propia de una valoración personal, subjetiva. Tan solo había leido unos cuantos poemas y visto las entrevistas. Mi comentario era propio mas bien de un escéptico que se asombra ante la unanimidad de las opiniones (a favor) que de un asesino/pirata/cocodrilo. No creo que a nadie le venga bien la idolatría y/o la mera palmadita en la espalda. Las entrevistas que he visto y el reportaje último tienen mucho de esto último.

Por ello agradezco a Batania el haber argumentado en defensa tanto entonces como ahora -sobre todo por la bibliografía-, lo cual objetiviza tu postura poética (esto último suena un poco mal) y me da mucha información para realizar una crítica mas profunda, enjundiosa y, tal vez, despiadada y agresiva.

No me parecía entonces correcto ir mas lejos en una argumentación elavorada sobre las razones por las que tu libro no es la panacea. Ni tampoco ahora.

Termino. Me gustaría comprar el libro (¿tiene una segunda parte? ¿donde lo puedo conseguir?) Así como escuchar tus argumentos.

Un saludo

Alberto lago dijo...

En referencia a que el libro está plagado de explicaciones, didactismos, narrativismos, moralismos y demás y que eso es algo que lo cánones recomiendan que no se debe hacer, creo que ya Méndez Ferrín- por citar un ejemplo cercano- ya en el 1976 con Pólvora y Magnolias demostró para que valen los dogmas, libro con el que además ganó el premio nacional de la crítica. Además no creo que a este poeta, narrador, ensayista y erudito al fin y al cabo debido a sus posturas políticas nadie le regale nada gratuítamente.

Por otra parte, no entiendo como alguien puede entrar en este blog y dejar un comentario sólo para "joder".

Un saludo y que te tengas suerte con tu nueva criatura.